martes, 12 de julio de 2011

Hablemos del ¡Bullying!

Ahora bien hablemos algo más sobre el bullying. Conozcamos las causas y las consecuencias más comunes:
Las causas del acoso escolar debemos englobarlas en una perspectiva que incluya diferentes factores a tener en cuenta.
  • Factores individuales encontramos baja autoestima o una personalidad retraída en el caso de las víctimas y un temperamento agresivo y alteraciones en la emoción y su conducta en el caso de los agresores.
  • Factor familiar (En el caso de los agresores) es uno de los más importantes, donde la inestabilidad en la estructura familiar, falta de vínculo afectivo o abandono, convivencia familiar pobre, contradicciones, imposición o autoritarismo, presencia de actos violentos, permisividad o pasividad, etc.
  • Factores que provienen directamente del centro escolar que afectan en la dinámica bullying como actitudes de falta de coordinación y colaboración entre el profesores, flexibilidad en la prevención de conductas agresivas, intrusismo profesional o la permisividad del profesor así como la convivencia de varias culturas dando lugar a actos racistas.
La consecuencia más evidente en ambos lados, víctimas y agresores, suele ser la disminución del rendimiento escolar junto con un cambio en el comportamiento habitual.
El agresor, al tener éxito con  su comportamiento intimidador, puede elevar las probabilidades hacia una conducta delictiva en un futuro, al ver en esta conducta una nueva forma para conseguir sus metas. Además, puede conseguir un mejor status social a base de refuerzos del grupo sobre su acto agresivo o violento. En este caso, las consecuencias van más allá del ambiente escolar.
Las detestables consecuencias las sufre la víctima de bullying: Sufrir acoso escolar puede acabar en fracaso escolar, ansiedad anticipatoria o fobia al colegio, con lo que configura una personalidad insegura para el desarrollo óptimo de la persona, a nivel personal y social. Y la peor consecuencia de todas, el suicidio, como única vía para escapar de la situación. No olvidemos que el hecho que la asistencia a clase sea obligatoria y que implique necesariamente formar parte de un grupo aumenta el malestar experimentado por quien sufre el maltrato de sus compañeros. Además son las víctimas y no los agresores, los alumnos a los que se les suele cambiar de colegio o instituto para evitar la situación, con lo que el agresor sigue en el mismo centro y puede continuar con sus batallas contra otro alumno.
En las víctimas de acoso escolar se encuentran daños físicos evidentes pero también daños sociales como la inhibición o el retraimiento, daños psicosomáticos como pesadillas, falta de apetito, trastornos gastrointestinales, así también como psicológicos (síntomas de depresión, ansiedad, frustración) y conductuales en forma de agresión, irritación o rutinas obsesivas.
Este problema nos preocupa, ya que no podemos  estar  todo el  día pendiente de nuestros  hijos y mucho memos podemos aislarlo del mundo por eso te doy estas  sugerencias que pueden ayudar a tu  hijo actuar frente a un acosador:
1.      No demuestres miedo, no llores ni te enojes: Eso es lo que el agresor pretende, así que no le des esa satisfacción. (Más tarde podrás hablar o escribir sobre tus reacciones y lo que sentiste en ese momento.)
2.      Si comienza a molestarte no te quedes ahí, sigue caminando y no lo escuches y muchos menos lo mires.
3.   Si te insulta o ridiculiza por ejemplo con frases como: "Eres un gallina", "un miedoso", responde al agresor con tranquilidad y firmeza, di por ejemplo: "No, eso es sólo lo que tú piensas".
4.      Aléjate o corre si crees que puede haber peligro. Vete a un sitio donde haya un adulto.
5.      Es muy importante que también platiques sobre esto con un adulto a quien le tengas confianza.
6.      Si no quieres hablar a solas del tema con un adulto, pídele a un amigo o hermano que te acompañe.
7.      Deja claro al adulto con quien hables del tema que la situación te afecta profundamente.
8.    Si sientes que no puedes decir nada a nadie, trata de escribir una carta explicando lo que te pasa. Dásela a un adulto en quien confíes y guarda una copia para ti.
9.      Recuerda que tú no tienes la culpa de lo que te esta pasando.
10.  Debes saber que NO estas solo(a), tienes amigos y adultos que te quieren y te cuidan, acércate a ellos seguramente te ayudarán.
11.  Piensa que el niño que te agrede tienes problemas, tal vez en casa, por eso actúa de esa manera; no por eso vas a permitir que trate así.

  ¿Como prevenir el Bullying?

A través de una unión entre  padres y  escuela  se puede  intentar prevenir el bullying y la violencia en las aulas a a través de la educación y de las relaciones entre la escuela y la familia. Muchas veces, las causas están en esos entornos y es allí donde hay que intentar detenerlas.
Aquí  te explicamos algunas de las posibles medidas de prevención contra el bullying

A.      Resolución de conflictos. Los conflictos forman parte de la vida y es un impulsador  del progreso, pero en determinadas condiciones puede  llegar a conducir a la violencia. Para mejorar la convivencia educativa y prevenir la violencia, es preciso enseñar a resolver conflictos de forma constructiva; es decir, pensando, dialogando y negociando. Un posible método de resolución de conflictos se desarrolla en los siguientes pasos:

1.      Definir adecuadamente el conflicto.
2.      Establecer cuáles son los objetivos y ordenarlos según su importancia.
3.      Diseñar las posibles soluciones al conflicto.
4.      Elegir la solución que se considere mejor y elaborar un plan para llevarla a cabo.
5.      Llevar a la práctica la solución elegida.
Valorar los resultados obtenidos y, si no son los deseados, repetir todo el procedimiento para tratar de mejorarlos. (Una buena idea puede ser ir escribiendo las distintas fases del proceso, para facilitar su realización.)
     B.    Relaciones entre la escuela y la familia:  Uno de los  factores primordiales de riesgo de violencia es el aislamiento de la familia con respecto a otros sistemas sociales en los que el niño se relaciona.
El apoyo social a las familias es muy importante y puede reducir significativamente el riesgo de violencia porque proporciona ayuda para resolver los problemas, acceso a información sobre formas alternativas de resolver dichos problemas y oportunidades de mejorar la autoestima.
Padres, estemos alerta, visitemos la escuela, hablemos con los docentes, conozcamos a los amigos de nuestros  hijos  y muy importante pregúntele al profesor de su hijo o al  director si tiene un plan de acción para el manejo del bullying.
y recuerda que  “ El valor es la resistencia al miedo; no la ausencia de miedo.” Mark Twain


Claritza A. Rosa Vargas




Publicar un comentario